Saltar al contenido
Portada » 4 tipos de comercio electrónico y las posibilidades que ofrecen a los emprendedores

4 tipos de comercio electrónico y las posibilidades que ofrecen a los emprendedores

Jenny Cartagena | Activo$ Bolivia

(Con datos de la Red)

La digitalización de los negocios y el comercio electrónico se vieron acelerados por la pandemia de COVID-19. No obstante, la tecnología debe facilitarnos la vida en todos los aspectos, no complicarlos, y en los negocios no tendría que ser diferente.

En medio de la crisis sanitaria, se ha demostrado que cualquier persona o marca puede vender y comprar vía online y para ello no requiere más que una conexión a Internet y de una logística física para la entrega de los pedidos a los compradores.

Sin embargo, cuando se habla de comercio electrónico o e-commerce (palabra que viene de electronic commerce), uno se encuentra con términos como B2B, B2C, C2B, C2C y otros que han ido surgiendo para hacer referencia a los tipos de comercio en función de los agentes que están involucrados en la operación comercial.

Cada uno de ellos abre diversas posibilidades de intercambios comerciales entre grandes empresas, negocios grandes y pequeños, personas físicas e incluso gobiernos. Tienen características, beneficios y ventajas particulares, destacan los especialistas.

Hay siete tipos de comercio electrónico y cuatro son los más utilizados.

En este contexto, los expertos recomiendan a quienes van a incursionar en el mundo de las ventas online conocer primero los tipos de comercio electrónico existentes y las posibilidades que ofrece cada uno, para luego decidir cuál es el óptimo para tu tipo de emprendimiento cuáles son tus áreas de oportunidad y los retos a los que podrías enfrentarte.

En Bolivia, con el impacto de la pandemia, muchos negocios han decidido subirse a la locomotora del comercio electrónico y ya se encuentran vendiendo en un marketplace, mientras que otros están construyendo su tienda online.

¿Qué es el comercio electrónico?

Son las transacciones comerciales realizadas íntegramente online. Desde la elección del producto por parte del cliente, hasta la finalización del pedido, todo el proceso debe realizarse por medios digitales. Este modelo de negocio ha supuesto una gran revolución en cuanto a globalidad, ubicuidad e interactividad.

Además de los procesos de compra, el comercio electrónico se basa principalmente en la difusión y promoción de productos o servicios —ya que ambos pueden venderse online— a través del marketing digital. Por lo tanto, esta parte de la atracción de clientes también suele hacerse por medio del internet.

¿Qué significan las siglas de cada tipo y qué implican?

Indican quiénes son los actores que proporcionan el servicio y a quienes se dirigen. En otras palabras, cuál es el modelo de negocio e-commerce. Se mencionan al menos siete tipos, de los cuales cuatro son los más utilizados: B2B, B2C, C2B y C2C, recomendados para los emprendedores.

“B” por Business o empresa, indica que la operación comercial involucra al sector empresarial y los autónomos. La letra “C” corresponde a Consumer o Customer o Cliente final, lo que supone que el producto o servicio está originado o pensado para el consumidor final.

Business-to-Consumer (B2C)

Hace referencia al comercio de empresas a particulares. Este tipo de comercio está orientado a satisfacer las necesidades del cliente final, por lo que el servicio de atención es una prioridad para las empresas que forman parte de esta clasificación.

Este modelo, además de ser tradicional, también es uno de los más utilizados en el e-commerce. Son todas aquellas tiendas en línea que ofrecen productos a los usuarios, por ejemplo: tiendas de ropa, calzado, tecnología, entretenimiento, cuidado personal, entre otros. 

El ciclo de ventas es más corto, pues los consumidores suelen saber lo que quieren. Por lo tanto, solo se concentran en buscar la opción que mejor se ajuste a sus necesidades y posibilidades. Algunos ejemplos serían Amazon, Carrefour, MediaMarkt o empresas como Spotify o Netflix, que ofrecen un servicio a sus clientes.

Business-to-Business (B2B)

Son transacciones de empresa a empresa. Consiste en la venta de productos o servicios por parte de una empresa a otra, ambas con presencia y operaciones en internet. En este tipo de modelo, el cliente puede ser el usuario final o el comprador revende al consumidor. 

Para poder participar en este tipo de comercio electrónico, es recomendable tener experiencia previa en relaciones comerciales con otras marcas. También se sugiere contar una logística lo suficientemente robusta, como para poder satisfacer las necesidades de los clientes, o sea, las otras empresas.

Su ciclo de venta mucho más largo, pues el vendedor es el que suele ejercer más persuasión en el posible comprador o debe pasar por más filtros para tener contacto directo con el tomador de decisiones de una empresa.

Un e-commerce B2B contiene más información y recursos que le brindan apoyo a los consumidores para tomar una decisión. 

Consumer-to-Business (C2B)

Una transacción menos habitual es el comercio de consumidor a empresa, dando la vuelta al concepto tradicional B2C. En este modelo de negocio el consumidor crea valor para la empresa, fija las condiciones de la transacción y suele utilizarse en sectores de ocio o turismo.

Un ecommerce C2B permite a los clientes publicar productos o servicios y hacer que las empresas presenten ofertas por la oportunidad. 

La segmentación de clientes es mucho más específica, al tratarse de necesidades o exigencias destacadas por los mismos clientes. Este tipo de relación se da, por ejemplo, cuando un influencer recomienda un enlace a la venta de un producto y recibe un pago de parte de la compañía por compartirlo. 

Este tipo de comercio electrónico se ha vuelto cada vez más común, gracias al uso de medios digitales como blogs, redes sociales, videos y otros

Consumer-to-Consumer (C2C)

La relación comercial es de cliente a cliente. Son los propios particulares quienes ofrecen sus productos y establecen un precio, y son otros particulares quienes adquieren estos bienes, no hay ningún tipo de empresa de por medio. Se trata de una transacción más informal y, regularmente, a precios más bajos que en los otros tipos de comercio.

Este tipo de comercio electrónico también es conocido como marketplace (mercado en línea). El caso de eBay o Wallapop son ejemplos de herramientas que facilitan las transacciones Consumer-to-Consumer.

Una de sus ventajas es que los costes y los tipos de productos o servicios son variados y los consumidores pueden encontrar muchas opciones para satisfacer sus necesidades. 

El mayor reto de este tipo de comercio electrónico es el control de calidad y el mantenimiento de la tecnología, pues los usuarios (tanto vendedores como compradores) dependen completamente de las plataformas que les permitan ofrecer estos servicios. 

Menos habituales

Son los comercios orientados a la Administración (“A”), que suponen una relación con los gobiernos o administraciones públicas. Así mismo, otras dos letras que se encuentran con menos frecuencia son la “I” y la “E”. La primera corresponde a Investors o Inversores, y su uso corresponde a modelos de negocio orientados a sus propios inversores. La segunda, por su parte, se refiere a Employee o Empleados. Como cabe suponer, en estos tipos de comercio se involucra a los trabajadores de la propia compañía.