Saltar al contenido
Portada » Arnold, un inversor inteligente

Arnold, un inversor inteligente

Redacción | Activo$ Bolivia

(Con datos de la Red)

Probablemente, no lo sabías; pero Arnold Schwarzenegger no solo triunfó en el cine, los deportes y la política, también ha tenido una exitosa carrera en el mundo de los negocios. Su deseo de independencia económica para ser el dueño de su propia carrera y no tener que aceptar por necesidad papeles que no deseara, lo llevaron a enfocarse en sus objetivos, aprender a hacer negocios y buscar mentores para que guiaran su vida financiera.

Schwarzenegger comenzó a hacer negocios a los 19 años. Quería comprar el club deportivo que dirigía y lo hizo, aunque tuvo deudas considerables. Promovió el club con sus victorias en competiciones de culturismo, hizo sesiones para revistas y actuaciones de demostración.

Su carrera deportiva alcanzó elevados niveles cuando ganó el “Mr. Universe”, en 1967. Ese logro le permitió recibir una invitación para mudarse a los Estados Unidos, lo que hizo sin siquiera saber el idioma. Allí ingresó a la universidad, y también continuó en competencias de culturismo y dando clases en el gimnasio; de hecho, ése era su principal ingreso.

Arnold Schwarzenegger ya era millonario a los 30 años.

Ese dinero fue el que utilizó para invertir. Lo hizo en bienes raíces y en una compañía que vendía equipos para culturismo. Además, con su compañero culturista Frank Colombo, abrió una empresa de construcción Pumping Bricks.

El negocio creció gracias al desparpajo comercial de ambos y al terremoto de San Fernando de 1971. Schwarzenegger y Columbu usaron los beneficios del negocio de albañilería para comenzar un negocio de envío por correos, vendiendo productos de culturismo y fitness y videos de entrenamiento. Schwarzenegger usó los beneficios de ambos negocios para comprarse un apartamento, el resto lo invirtió en inmuebles.

En 1992, Schwarzenegger y su mujer abrieron un restaurante en Santa Mónica llamado Schatzi On MainSchatzi literalmente significa «tesorito» o coloquialmente «cariño».

En 1998, vendió su restaurante. Invirtió en un centro comercial en Columbus, Ohio. Schwarzenegger habló sobre los que le ayudaron en el transcurso de los años: «No podría haber aprendido sobre negocios sin una serie de profesores enseñándome… desde Milton Friedman a Donald Trump… y ahora, Les Wexner y Warren Buffett. Incluso aprendí una o dos cosas sobre Planet Hollywood, como por ejemplo ¡cuando irse! ¡Y lo hice!”.

Con el tiempo, se convirtió en propietario en parte de Dimensional Fund Advisors, una firma de inversiones. A los 30 años, ya era millonario.

En mayo de 2004 y en 2007, fue nombrado una de las cien personas que según la revista Time ayudan a mejorar el mundo.

Actualmente, su fortuna está calculada en 400 millones de dólares.

El sector inmobiliario era una de sus áreas favoritas para invertir.

¿Qué puedes aprender de él? Pues que no solo es importante tener dinero para invertir, sino también guiarse por mentores; pero no lo más importante: aprender a enfocarte en tus objetivos. Arnold tenía un tip: en su afán por superarse a sí mismo, al inicio de cada año se trazaba objetivos que debía cumplir y los escribía en fichas.

Y tú ¿qué objetivos te trazaste para este año?