Saltar al contenido
Portada » Cinco oficios son declarados «en coma» en El Alto

Cinco oficios son declarados «en coma» en El Alto

Una de las calles de El Alto con bastante comercio informal.

Por Edwin Miranda V. | Activo$ Bolivia – La Paz

Fotógrafos, joyeros, bordadores, confeccionistas de polleras y floristas fueron declarados «en coma» y a punto de desaparecer como efecto inmediato de la crisis económica que vive el país debido a la peste del Covid-19.

En razón a esta crítica situación que disparó el miércoles pasado una masiva movilización callejera, la Alcaldía de la ciudad de El Alto anunció que decidió «empujar planes estratégicos» para prestar socorro económico con cerca de 100 mil bolivianos.

«El número de familias que están a punto de quedarse en la calle suman aproximadamente 25.000 porque las actividades están en riesgo, ya no generan economía debido a que, sencillamente, la población dejó de adquirir joyas, comprar flores o solicitar la confección de polleras, mantas y aguayos», detalló el Secretario de Desarrollo Productivo, Andrés Soliz.

Según la autoridad edil, sólo el oficio de fotógrafo, que está suspendido desde marzo, comprometió la sobrevivencia de aproximadamente 2.000 familias, lo cual preocupa al municipio porque implica «desempleo y pobreza».

Las actividades productivas golpeadas por la crisis sanitaria y económica fueron prácticamente «reducidas a su mínima expresión», acotó Soliz.

Para aminorar el golpe, el municipio alteño puso en marcha, inicialmente, un programa masivo de promoción y venta de productos a través del internet.

Con este objetivo diseñaron una plataforma virtual para que fotógrafos, floristas y confeccionistas puedan ofrecer, a precio justo, lo que saben hacer con el único objetivo de generarse ingresos.

«No es suficiente, pero habrá que trabajar arduamente para reactivar los sectores afectados por la crisis económica, apoyo que esperamos prolongar, por lo menos por los siguientes años», anticipó decisiones la autoridad edil.

Aumentan los desempleados

La cantidad de personas que ahora se dedican al comercio subió significativamente en la ciudad de El Alto. Sin cifras oficiales por ahora, Soliz dijo que el ejército creciente de desempleados engrosó las filas del comercio informal en la capital alteña. «Varios oficios en distintas actividades productivas fueron cerradas debido a la pandemia del Covid-19, lo que ha significado que existe un número mayor de personas sin empleo en las calles. La gente tiene que comer y esta crítica situación podría derivar en otros problemas colaterales como la delincuencia organizada», enfatizó la autoridad edil.