Saltar al contenido
Portada » Cooperativas mineras presionan al Gobierno por exportación irrestricta de minerales

Cooperativas mineras presionan al Gobierno por exportación irrestricta de minerales

Pánfilo Marca (c), presidente de los cooperativistas de La Paz, en Plaza Murillo.

Edwin Miranda V. | Activo$ Bolivia-La Paz

Al menos 600 cooperativas mineras de La Paz desataron en las últimas horas un plan sistemático de presión contra el Gobierno del presidente Luis Arce para que apruebe un decreto supremo que autorice la exportación irrestricta de minerales, caso contrario, amenazaron con un bloqueo general de caminos y la toma de instituciones públicas vinculadas al sector extractivo de minerales, a partir de la próxima semana.

Esa fue la determinación hecha pública ayer, en la Plaza Murillo, por el presidente de la Federación de Cooperativas Mineras del Departamento de La Paz (Fedecomin-LP), Pánfilo Marca, durante una alocución frente a Palacio de Gobierno con apoyo de medio centenar de trabajadores que, al grito de “¡sangre de minero, semilla de guerrillero!”, exigieron respuesta al pliego sectorial presentado al Ministerio de Minería y Metalurgia meses atrás.

La campaña fue secundada por la Brigada Parlamentaria de Cochabamba a través de su presidente, el diputado Cecilio Alanes de filas del MAS-IPSP, quien anticipó que enviarán en las próximas horas una propuesta de decreto supremo para que el Ejecutivo libere totalmente la exportación de minerales.

“Todo monopolio hace daño y la Fundidora de Vinto debe dejar de controlar la comercialización de estaño, zinc y otros concentrados”, sentenció Alanes.

El parlamentario reveló que 48 horas antes se sostuvieron intensas reuniones con los cooperativistas para empalmar criterios sobre un asunto que el sector califica de estratégico para la sobrevivencia económica de miles de familias.

Vinto monopoliza el mercado y fija precios

La Empresa Fundidora Vinto y una comercializadora privada de nombre OMZA tienen, hasta ahora, el monopolio no solo para comprar estaño, zinc y concentrados, sino también para exportar.

Como ambas tienen el control absoluto, fijan también los precios, lo que ha generado el malestar en los cooperativistas que ahora consideran que podrían generar más ingresos si exportan por cuenta y riesgo.

Marca dijo que el monopolio de Vinto junto a OMZA tiene su origen en el gobierno del expresidente Evo Morales (2006-2019). Desde hace 15 años, esta forma de comercializar se ha convertido en una suerte de “camisa de fuerza” para las cooperativas.

Según Alfredo Alandia, un cooperativista de base de Fedecomin-LP, Vinto y OMZA compran estaño y concentrados bajo dos modalidades: “A precio de contrato y a costo de gallina muerta”. Así, cuando comercializa a precio de contrato, Vinto compra estaño y concentrados restando al precio oficial, por ejemplo, si la cotización llega a 12.8 dólares la libra fina, la fundidora compra a las cooperativas a razón de 11.5 dólares.

En el otro caso, paga 3 a 5 dólares menos que el precio oficial, apuntó el minero.