Saltar al contenido
Portada » Cultivos de quinua dejan suelos desérticos y hay zonas donde ya no quieren producirla

Cultivos de quinua dejan suelos desérticos y hay zonas donde ya no quieren producirla

Imagen de archivo de cultivos de quinua en el altiplano central de Oruro. (laquinua.blogspot.com)

Edwin Miranda V. | Activo$ Bolivia-La Paz

La producción de quinua dejó de ser un asunto vital para el desarrollo económico de varios municipios en el departamento de Oruro. La razón es que el cultivo de ese grano provocó que grandes extensiones de tierra se conviertan en zonas desérticas “donde ni la paja brava existe” y hay zonas del altiplano donde los originarios decidieron no volver a sembrarlo más, reveló a Activo$ Bolivia el Secretario de Justicia y Trabajo de la Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia (Csutcb), Daniel Cáceres Copa.

“(El municipio de) Salinas de Garci Mendoza, catalogado como la capital de la quinua en Bolivia, se ha convertido en un desierto. No existe tola, paja brava, lampayas, ni otro arbusto local andino”, afirmó el dirigente campesino que llegó hasta la ciudad de La Paz la semana pasada a reclamar atención para Huachacalla, otro municipio orureño de donde es originario.

Explicó que la quinua “succiona la fertilidad que tiene la tierra y devora todo vegetal vivo que existe alrededor”.

Contó que en Huachacalla, por disposición de una asamblea, optaron por no sembrar más quinua porque, si lo hacen, las nuevas generaciones no sabrán que existió en la zona lampaya, paja brava, tola y todo lo que existe en el campo.

Ya en 2013, el entonces responsable de la Unidad de Apoyo al Campesino e Indígena, del Centro de Investigación y Promoción del Campesinado (CIPCA), Valentín Pérez, advirtió que la quinua desertifica la tierra en dos años, al igual que ocurre con la coca. Señaló que cuando no se la nutre con estiércol, el suelo tarda en recuperarse de 10 a 15 años, por ello sugirió realizar rotación de cultivos. Desde el punto de vista agronómico, explicó que va en desmedro del suelo porque es un cultivo “esquilmante” que va consumiendo todos los nutrientes del suelo.

El municipio de Garci Mendoza fue nominado, mediante Ley de 25 de octubre de 2000, como Capital de la Quinua Real de Bolivia. Junto a los municipios de Sabaya, Santiago de Andamarca, Santiago de Huari y el Santuario de Quillacas integra el llamado cordón boliviano para la producción de quinua. Sin embargo, los originarios empiezan a resistirse a seguirla cultivando por considerarla “veneno para la tierra”, dijo Cáceres.

Producción a la baja

Bolivia estuvo a la cabeza de las exportaciones mundiales de quinua hasta 2013, para luego ser desplazada por Perú, que mantiene el liderazgo desde 2014, señala el Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE).

En 2020, Bolivia tuvo una participación del 31% en las exportaciones mundiales de quinua, mientras que Perú un 41%. Son más de 50 países los dedicados a la exportación del grano andino.

Los datos del IBCE señalan que Oruro es el principal departamento exportador de quinua en el país con el 69% de la producción nacional, le sigue Potosí con el 27% y La Paz con solo el 4%.