Saltar al contenido
Portada » De Malthus está empedrado el camino del maíz

De Malthus está empedrado el camino del maíz

Hugo Siles Espada (*)

Las recientes primeras planas de la prensa sobre la escasez de maíz en el mercado de Bolivia y en los mercados mundiales nos recuerdan la asombrosa predicción de Thomas Malthus, a finales del siglo XVIII, sobre “el crecimiento aritmético de los alimentos y el crecimiento geométrico de la población”.

El problema que Malthus identificó fue que el ritmo de crecimiento de la población superaba, con creces, la capacidad de la sociedad de producir alimentos suficientes para abastecerse. Esta brecha generaría escasez y problemas económicos, políticos y sociales.

Aunque los avances de la nanobiotecnología agroindustrial, las transiciones demográficas y las revoluciones productivas reducen o rechazan la probabilidad de suceso de la predicción malthusiana; su fantasma no dejar de recorrer los andamios de las bolsas de productos internacionales debido a las crecientes hegemonías y luchas políticas y económicas por el excedente a nivel mundial. Su rostro es la suba de precios de los commodities.

El precio del maíz ya tocó el máximo histórico, en abril, debido a la escasez de oferta e incertidumbre por la guerra en Ucrania.

En los dos últimos años, el precio de los commodities agroindustriales como la soya, el trigo, el maíz, el café, algodón y cacao subió más del 100%. Por ejemplo, el bushell de maíz hoy cotiza en 7,75 dólares cuando en junio de 2019 se situaba en torno a los 3,1 dólares, similares caminos recorren en las bolsas del mundo los precios de las materias primas agro industriales.

En el mismo periodo (mediados 2019 a mayo 2022) la población mundial pasó de 7.680 millones a 7.983 millones.  Por día nacen más de 300 mil personas en el planeta.

En 2021, las exportaciones de soya de Bolivia alcanzaron a 1.324 millones de dólares, 11,95% del total de exportaciones. Por su parte, las exportaciones de maíz llegaron a 0,15% del total de las exportaciones.

El ciclo de los mercados mundiales, atizado por la COVID-19, la crisis de contenedores y la guerra de Rusia, plantea una tendencia ascendente de los precios de los productos agroindustriales y una tendencia declinante de los precios de los productos industriales.  El precio histórico de los bienes es “alta información” del futuro de los negocios mundiales. El negocio, hace lustros, ya se mueve con énfasis hacia los frutos de la tierra.

¿Cuál es el modelo económico a seguir en Bolivia en un contexto neo malthusiano?

La historia económica de Bolivia siguió las olas de la goma, el estaño, el gas, actualmente el oro con modelos de corte privado o estatal y, en el futuro, figuran los recursos energéticos como el litio; pero, también es fundamental reemprender una vigorosa política agroindustrial en el oriente, valles y llanos de Bolivia. El país debe seguir un multi modelo económico.

¿Cuál es la estrategia? Una inteligente alianza público-privada para construir una política agroindustrial que permita en el mercado nacional generar excedente para el productor, excedente para el consumidor y excedente para el gobierno.

Aunque la de Malthus es una agorera predicción, lo claro debe ser la necesidad de una coordinación pública y privada nacional, en alianza con los sectores académicos e internacionales, para el desarrollo del multi modelo de crecimiento y desarrollo que debe seguir el país, del que uno de sus ejes es el agro y la industria.

La unión es la fuerza y el trabajo público-privado es la piedra angular de la ruta del multi modelo de desarrollo de Bolivia.

(*) El autor es economista y comunicador social titulado por la UCB. Tiene una larga trayectoria como periodista especializado en temas económicos. Es especialista en elaboración de rankings empresariales. Actualmente, es asesor económico de la Cámara Nacional de Industrias.