Saltar al contenido
Portada » Debate sobre el incremento salarial crispa las relaciones entre Gobierno y empresarios

Debate sobre el incremento salarial crispa las relaciones entre Gobierno y empresarios

Representantes de la Confederación de Empresarios Privados de Bolivia en conferencia de prensa, en La Paz.

Edwin Miranda V. | Activo$ Bolivia-La Paz

La decisión unilateral del Gobierno de alentar reuniones sectoriales con la Central Obrera Boliviana (COB) para negociar un posible incremento salarial del 5%, terminó irritando, más de lo que estaban, las relaciones entre el Ejecutivo y la Confederación de Empresarios Privados de Bolivia (CEPB), al punto que la patronal boliviana optó por cerrar filas en bloque y advertir a las autoridades que cualquier alza derivará en más desempleo y clausura de unidades productivas.

“Los datos del panorama económico del país muestran una realidad que dista, sustancialmente, de una reactivación económica (prometida por el Gobierno). Estamos atravesando por un proceso de grave crisis”, afirmó el presidente de la CEPB, Luis Fernando Barbery, al término de una reunión que convocó a los presidentes de las cámaras empresariales del país, en La Paz, para analizar la actual coyuntura económica, social y política del país.

Además, para el empresariado, el Gobierno “no ha adoptado (en cinco meses de gestión) medidas suficientes destinadas a la reactivación (de la economía), protección del sector productivo y el empleo”. Según estimaciones del sector, la cantidad de desempleados rebasaría el medio millón de personas.

La situación llegó al extremo de que “el país (aún) espera definiciones orientadas al establecimiento de un programa sostenible y viable que permita recuperar nuestra cotidianeidad en condiciones de mediana normalidad”, aseguró Barbery.

En tal sentido, los empresarios dejaron en claro que si el Gobierno da curso al incremento salarial, lo que hará será “desconocer la realidad devastadora que atraviesa el sector productivo y arriesgará, de manera irresponsable, las pocas fuentes de trabajo digno que aún se pueden sostener”.

Según Barbery, la situación será más dramática todavía para las Micro y Pequeñas Empresas (MyPE), que ante un aumento salarial tendrán que sopesar una “ola de cierres y despidos”, alertó.

El desempleo alcanzó en el último año a 407.000 personas; mientras que este año se estima que 150.000 jóvenes se incorporarán a la Población Económicamente Activa (PEA) y demandarán empleos, añadió.

Diálogo urgente y constructivo

“Decir la verdad no es estar en la oposición”, afirmó Barbery a Activo$ Bolivia, y reiteró que el sector continúa pidiendo diálogo “urgente y constructivo” al presidente Luis Arce para el diseño de una política económica consensuada que permita aplicar medidas destinadas a reactivar el aparato productivo nacional, superar la crisis sanitaria y atender las necesidades de empleo que tiene la población.

A pesar de una postura inamovible que ha mostrado el Gobierno frente a los empresarios, Barbery no pierde la esperanza de sostener, a breve plazo, un encuentro con el Jefe de Estado y su equipo económico. “Hay señales y las vamos a aprovechar”, adelantó.