Saltar al contenido
Portada » Economistas: controlar exportación de carne “resta puntos” a Bolivia frente a competidores

Economistas: controlar exportación de carne “resta puntos” a Bolivia frente a competidores

Representantes del Colegio de Economistas de Santa Cruz en conferencia de prensa.

Redacción: Agencias – Santa Cruz

El establecer la obligatoriedad de un “certificado de abastecimiento” como condición previa para la exportación de carne resta puntos a Bolivia en la valoración de seriedad que hace el país comprador porque la emisión del documento no está en manos del oferente ni del demandante, sino de un ente estatal que puede o no extender el documento. Esto pone a los exportadores bolivianos en inferioridad de condiciones ante competidores de Brasil, Argentina, Paraguay y Estados Unidos, entre otros, alertaron desde el Colegio Nacional de Economistas de Bolivia y del Colegio de Economistas de Santa Cruz en un comunicado.

El texto señala que es importante recordar que, previo a la actual venta de carne bovina al exterior, se han realizado fuertes inversiones y todo un proceso de modernización de haciendas ganaderas y mataderos frigoríficos, superando exitosamente una serie de pruebas sanitarias y de calidad al interior de dicha cadena agroproductiva. En consecuencia, fomentar la exportación, eleva a estándares internacionales la calidad del producto, beneficiando además al mercado interno.

En la perspectiva de precautelar todo lo que se ha logrado en este campo y no retroceder atendiendo presiones que afectan no solo a la cadena productiva cárnica, sino al país, el Colegio Nacional de Economistas de Bolivia y el Colegio de Economistas de Santa Cruz hicieron cuatro recomendaciones a las autoridades públicas y privadas relacionadas con esta temática a las que instan a un diálogo franco, abierto y transparente sobre la base de los siguientes lineamientos estratégicos:

  • Cuidar los avances logrados durante muchos años gracias a un virtuoso trabajo público-privado que abarca todos los campos involucrados (pastizales, potreros, genética, sanidad, frigoríficos, construcción de cadenas de frío, etc.) habilitando al sector para cumplir con las altas exigencias del mercado mundial.
  • Potenciar la exportación libre de carne de res sin nuevos requisitos, garantizando siempre la provisión del mercado interno como se lo ha hecho hasta ahora. 
  • Establecer un sistema de comercialización asistido por el productor que resguarde la calidad del producto durante todo el proceso de traslado hacia los centros de abastecimiento, para que así se resuelva de forma eficiente la intermediación improductiva que ha dado lugar a un paro de comercializadores de carne. Implementar este sistema permitirá garantizar mejores precios para el consumidor final en el mercado interno y el abastecimiento regular en el país.
  • Elevar los rendimientos de los cultivos agrícolas, lo que requiere, entre otras acciones, por la plena adopción de la agrobiotecnología como herramienta para incrementar la producción y hacer un uso más eficiente y sostenible de los recursos productivos (tierra, agua y bosques). Los economistas señalan que no es correcto retroceder en los avances logrados años atrás con el Gobierno en materia de acceso a semillas genéticamente mejoradas y consideran una acción “equivocada y perjudicial” la reciente derogación de decretos sobre uso de transgénicos.

El comunicado finaliza señalando que es “imperioso” permitir la libre exportación de carne, no solo para seguir mejorando los estándares de calidad que benefician al mercado interno y externo, sino para impulsar la reactivación económica del país; la generación de empleos y divisas que fortalezcan las Reservas Internacionales Netas (RIN) y, para avanzar hacia la diversificación productiva y de la oferta exportable necesarias para reducir la alta vulnerabilidad debido a la dependencia de la economía extractiva.