Saltar al contenido
Portada » Gustossi innova en el mercado de las galletas

Gustossi innova en el mercado de las galletas

Edwin Miranda V. / Activo$ Bolivia-La Paz

La aguda recesión económica que castiga a la industria nacional obligó a Gustossi S.R.L. a innovar y alista el lanzamiento de galletas de avena con chía, una estrategia empresarial que busca ahuyentar la crisis y mantener a flote la factoría que nació en noviembre de 2013.

“La innovación es fundamental. (Tener) creatividad, audacia y saber calcular cada movimiento es decisivo para mantener viva la industria”, así explica la receta del éxito logrado hasta ahora su gerente general Hernando Salazar.

Con titanes disputándose, codo a codo, cada metro cuadrado del constreñido mercado boliviano para la comercialización de panes, galletas y panetones, esta fábrica abrazó una estrategia que se basa en aplicar recetas “únicas y profesionales” a la producción de alimentos, asegura.

Trabajadoras de Gustossi en el área de empaque.

Manufactura mensualmente hasta 400 toneladas (t) con mercado en ocho departamentos del país, excepto Pando, y su estrategia comercial tiene a ciudades intermedias y rurales como objetivos centrales. Esta descentralización dejó, hasta ahora, resultados espectables, afirma Salazar.

El mercado de los alimentos panificados en Bolivia crece a un ritmo del 3% anual, aunque en las actuales circunstancias prácticamente está parado, ya que muchas industrias bajaron su producción y otras cerraron por la crisis.

Sin temor a la competencia

Ubicada en el Distrito No. 8 de la ciudad de El Alto, en inmediaciones de la Planta de Almacenaje de Hidrocarburos de Senkata, Gustossi montó una industria moderna y eficiente que utiliza exclusivamente maquinaria italiana y japonesa.

Instalada sobre una extensión de aproximadamente 5.000 metros cuadrados, compite con los más grandes que manejan el mercado de los alimentos en el país: Soalpro, La Suprema (Molino Andino S.A.) y Fagal, una división estratégica de la transnacional Nestlé en Bolivia.

Su visión empresarial está acompañada por una regla interna: evitar las malas prácticas de mercado, como bajar precios para hundir al adversario.

Salazar afirma que Gustossi logró ubicarse en tercer lugar, después de Fagal y Soalpro, en el mercado boliviano.

A diferencia de otras industrias similares, Gustossi tiene una factoría hecha a medida del mercado. Es decir, responde a la demanda y satisface lo que busca el consumidor.

Esta cualidad fue reconocida en 2015 cuando el Grupo Trasnacional Gloria del Perú le adjudicó la elaboración de panetones navideños para PIL, división empresarial de la cual es propietaria.

La calidad de sus productos también permitió a Gustossi participar de varios programas de desayuno escolar en alcaldías del país hasta el año 2019, apuntó Salazar.

Hernando Salazar, gerente de Gustossi SRL, es ingeniero industrial con postgrado en Gestión de Empresas en el INCAE (Instituto Complutense de Análisis Económico) de Madrid-España. Trabaja en el sector industrial desde hace casi medio siglo y a lo largo de su recorrido empresarial tuvo a su cargo industrias como La Papelera y Soalpro (Sociedad de Alimentos Procesados).

Cero deudas

La inversión para crear Gustossi fue de casi 10 millones de dólares y todo el capital tiene como origen el bolsillo de los accionistas, revela con orgullo Salazar. La empresa no tiene ninguna deuda con el sistema financiero boliviano y este hecho permitió a la fábrica contar con un holgado movimiento de cintura en lo económico para sobrevivir a la aguda crisis que golpea la actividad productiva hace más de un año debido a la pandemia.

4 amenazas se ciernen sobre el negocio

Salazar no dejó de mencionar la aguda crisis económica que vive la industria alimenticia en el país. Es más, adelantó que la situación podría ser insostenible hasta fin de año ya que, a la fecha, las ventas cayeron hasta en un 40% y, al parecer, no hay señales de mejoría.

El contrabando de productos del Perú, Argentina, Brasil y Chile está matando a la producción boliviana y si el Gobierno no frena la avalancha de galletas extranjeras, será mortal para la manufactura nacional.

Sobre llovido, mojado llovido. Los costos de embalaje subieron significativamente y ni qué decir de las materias primas como la harina.

Como resultado de esta situación, los costos de los productos tendrán que sufrir cambios hasta fin de año, pero Salazar dice que habrá que pensar dos veces para hacerlo porque esto podría ahuyentar consumidores y cerrar mercados, lo que significaría echar candado a la fábrica.

El suministro de gas natural es otro problema que preocupa a la industria nacional y Gustossi no es la excepción.

“Conseguir gas natural ahora es toda una odisea para la industria panificadora. En YPFB hablan de restricciones por falta de producción de gas y esta situación preocupa ya que una reducción del volumen puede incidir, sustancialmente, en la producción”, advierte Salazar.

Gustossi forma parte del Grupo Industrial y Comercial Líder, un conglomerado de empresas industriales, comerciales y de la construcción que opera hace más de 15 años. La fábrica comercializa sus productos en todo el país a excepción de Pando, mercado al que no logró ingresar, por ahora. Sus nichos comerciales más importantes son La Paz, donde está la planta principal, luego Santa Cruz y Cochabamba. También irradió presencia en Oruro, Sucre, Tarija, Potosí y el Beni.

Hernando Salazar, gerente general de Gustossi.