Saltar al contenido
Portada » Huachacalla pide apoyo para cualificar producción de carne de llama que exporta a Chile

Huachacalla pide apoyo para cualificar producción de carne de llama que exporta a Chile

Los representantes de Huachacalla en la protesta realizada en La Paz.

Edwin Miranda V. | Activo$ Bolivia-La Paz

La exportación de carne de llama a Chile era el principal sustento de al menos cinco mil familias originarias que viven en el municipio orureño de Huachacalla, en Oruro, pero la falta de impulso y políticas de apoyo de parte del Gobierno desincentivaron esa vocación productiva y los pobladores vieron en el contrabando la opción más viable de subsistencia. Es por eso que un grupo representativo se trasladó a La Paz esta semana y realizó una singular protesta, con bailes y cantos, para pedir asistencia técnica que permita aumentar y cualificar la producción.

El Secretario de Justicia y Trabajo de la Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia (Csutcb), Daniel Cáceres Copa, manifestó que el municipio no cuenta con apoyo del Ministerio de Desarrollo Rural y Tierras ni del Fondo de Desarrollo Indígena, Originario y Campesino (Fondioc). Pese a ser un municipio productor de carne de llama no posee, por ejemplo, cámaras para el faenado de ganado. 

El grupo de originarios que llegó a La Paz se apostó en la Plaza Murillo, frente a Palacio de Gobierno, y al compás de música tradicional de la zona, sus guitarras acompañaron un dulce coro femenino que exigía a las autoridades del Órgano Ejecutivo políticas concretas de apoyo a su actividad económica, pero también a los atractivos turísticos que posee, ya que, según señalaron, su danza y sus costumbres ancestrales son dignas de ser ponderadas por la Unesco (Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura, por sus siglas en inglés).

Huachacalla es la capital de la provincia Sur Carangas. Según Cáceres, los huachacalleños tienen una habilidad innata para la crianza de camélidos, ya que poseen conocimientos tradicionales para el cuidado y preservación de esta especie de alto valor nutritivo, que tiene goza de aprecio en mercados locales e internacionales.

La producción mensual de carne de llama en Huachacalla alcanza aproximadamente las 500 cabezas. Con precios que oscilan entre Bs 1.000 a 1.500 por cabeza, el ganado camélido es garantía para el desarrollo económico de la región, apuntó.

La carne es comercializada dos veces al mes (cada quince días), ya sea en pie o faenada, en la región fronteriza de Pisiga, en el lado chileno, desde donde se introduce a las capitales urbanas.

Huachacalla junto a Curahuara de Carangas y Sabaya son el cinturón occidental fronterizo con Chile y poseen grandes extensiones de tierra para el cultivo de especies forrajeras destinadas a la ganadería extensiva.

Hasta hace algunos años, la agricultura era otra actividad primordial en Huachacalla, pero el cambio climático terminó diezmando los cultivos de papa, quinua, haba y hortalizas, productos que eran destinados principalmente al consumo doméstico.

“En la actualidad, el agua dejó de existir en la zona. Los ojos que concentraban el líquido vital para cualquier ser vivo, terminaron secos. Hoy no hay agua dulce en la región, escasea, y lo único que vive en la zona es la llama, razón por la cual Huachacalla volcó, el 100% de su actividad productiva, a la crianza de ganado camélido”, comentó Cáceres. Pero la crisis sanitaria y la recesión económica ocasionadas por la pandemia llegaron también al área rural. “Estamos viviendo de lo que podemos”, apuntó Cáceres.