Saltar al contenido
Portada » Industrias Richter, un negocio verde que recicla aceite y hace jabón

Industrias Richter, un negocio verde que recicla aceite y hace jabón

Jonnathan Lucero Vargas | Activo$ Bolivia

El aceite es uno de los productos más usuales en la cocina y uno de los más contaminantes si no se hace un manejo adecuado para desecharlo, una vez usado. No solo tapona las cañerías, si no que por cada gota de aceite vertida en el drenaje se contaminen 10 litros de agua por minuto.

Christian Richter, gerente de Industrias Richter, se dio cuenta de que el jabón artesanal, que es el producto estrella de su empresa, tenía potencial de convertirse en un producto ecológico de alto impacto.

Con esa perspectiva, decidió implementar la recolección de aceite de cocina usado para la fabricación del jabón, aumentando así la eficacia y la calidad.

“En Bolivia, no existe todavía la cultura de que no se debe botar aceite a las cañerías, porque lo que se hace es formar una costra dentro de la tubería y, como la gente compra soda cáustica para destaparla, va formando una especie de jabón ahí dentro que disminuye el diámetro de la cañería. Es por eso que cuando llueve hay tanto rebalse en las ciudades”, explicó Richter.

El aceite usado se recolecta de dos formas. La primera es a través de alianzas estratégicas con restaurantes de la ciudad, que entregan una cantidad determinada de aceite en desuso y a cambio reciben un certificado que garantiza la buena disposición de su desecho.

La segunda forma de recolección está ligada al empleo de 90 ecorecolectoras, madres de familia que se dedican al acopio del aceite puerta a puerta, para luego venderlo a la industria. Este modelo, no solo genera conciencia en la ciudadanía, sino también un sustento para personas de escasos recursos.

Un trabajador de Industrias Richter lleva una caja de jabón «Casero» hecho con aceite vegetal reciclado.

La crisis no frena los proyectos

A raíz de la emergencia sanitaria por la COVID-19, Industrias Richter tuvo problemas para conseguir soda cáustica, fundamental para la elaboración de su línea de jabones y detergentes, puesto que el Ministerio de Gobierno solo les autorizó a consumir 1.5 toneladas de este producto.

A causa de la cuarentena, la empresa también tuvo que reducir su acopio de aceite usado. Antes de la pandemia, recolectaba entre 15 a 20 toneladas anuales de aceite.

A pesar de esta situación, Richter es optimista y asegura que desea expandir el mercado de sus productos no solo dentro el país, sino también en el extranjero.

“Con la pandemia, nosotros desarrollamos la línea de productos desinfectantes y detergentes Zas, que está teniendo una buena acogida por parte de los clientes y tienen mercado en los puntos de venta físicos, tanto en Cochabamba, La Paz y Santa Cruz. Lo que se quiere de aquí en adelante es producir jabones artesanales a partir de semillas naturales, por ejemplo, jabones con granos de soya o de café, tanto para el lavado de la ropa como para la piel, y venderlos en el extranjero, porque afuera son productos muy cotizados y requeridos”, proyecta el ejecutivo.

El proceso de fabricación de las barras de jabón.

15 años en el mercado

Industrias Richter es una empresa con más de 15 años en el mercado nacional. Su sede está en Cochabamba y su nicho son los artículos de limpieza para el hogar. Su gerente, Christian Richter, cuenta que el negocio nació cuando su padre tuvo la idea de fabricar un jabón artesanal que sea vendido a bajo costo y que tenga todas las certificaciones necesarias para su comercialización.

De producir 10 cajas diarias de jabón, ahora la empresa produce 500 kilos y con miras a seguir ampliando su catálogo de productos.