Saltar al contenido
Portada » La ecología llegó a la cama, conoce qué es el “sexo verde”

La ecología llegó a la cama, conoce qué es el “sexo verde”

Redacción | Activo$ Bolivia

(Con datos de la Red)

¿Alguna vez se te ocurrió pensar que la ecología te plantearía pensar si tus relaciones sexuales están contaminando el medioambiente? Pues está sucediendo y es que la reducción de la huella de carbono es una de las grandes preocupaciones actuales para quienes se consideran comprometidos con el planeta y la preocupación llegó hasta nuestra vida íntima.

Mientras algunos optan por alimentarse de modo más consciente y otros buscan que la moda deje de ser contaminante, hay otros que promueven incluir la conciencia ambiental en la vida sexual.

Condones biodegradables, lubricantes naturales y vibradores sin plásticos nocivos como el PVC son algunos de los artículos que se promueven para evitar dañar al medio ambiente. Son productos que han cobrado especial popularidad en los últimos años.

La propuesta incluye no solo cuidar qué productos entran a tu habitación, sino también elementos como el consumo de agua y de energía eléctrica. El movimiento fue bautizado como “sexo verde” por la organización ecologista Greenpeace.

Hay toda una industria en torno a la conciencia ambiental en la vida sexual.

Alternativas al condón

El condón o preservativo es quizá el método más promovido para evitar embarazos no deseados y enfermedades de transmisión sexual.Pero su uso masivo produce una gran cantidad de residuos contaminantes.

Según el Fondo de Población de las Naciones Unidas, se calcula que cada año se fabrican unos10 mil millones de condones masculinos y unos 35 millones de condones femeninos que terminan en los basureros sin un manejo adecuado.

Están fabricados con látex sintético, aditivos y productos químicos difíciles de reciclar y aunque algunos puedan ser biodegradables queda el segundo inconveniente que es la envoltura. Los envoltorios, usualmente de plástico, pueden tardar entre 100 y 1.000 años en degradarse en la naturaleza.

Pero como la respuesta no es dejar de usar condones, existen algunas alternativas. Una de ellas son los preservativos de intestino de cordero, que se usan desde la época del imperio romano. Si bien son totalmente biodegradables, pueden prevenir embarazos; pero no protegen contra enfermedades de transmisión sexual. Además, su fabricación tampoco es muy amable con el medioambiente.

Otra opción son los “condones veganos” que garantizan estar libres de crueldad animal, pues no se realizan pruebas de irritabilidad o resistencia en ellos; no tienen caseína (una proteína animal que suaviza el látex y puede causar alergias), o son “libres de gluten” (que puede estar presente en algunos lubricantes que les añaden a los condones tradicionales).

Condones ecológicos.

Juguetes sexuales y lubricantes

Muchos lubricantes están hechos a base de petróleo, lo que significa que contienen combustibles fósiles altamente contaminantes. Es por eso que los lubricantes a base de agua o ecológicos están en auge.

Incluso, hay quienes promueven el uso de lubricantes caseros y naturales. Una de estas personas es la doctora Tessa Commers, con muchísimos seguidores en TikTok, donde comparte videos sobre sexualidad y en alguno que otro enseña a hacer lubricantes a base de almidón de maíz y agua.

Los vibradores y juguetes sexuales también se están adaptando a las tendencias del mercado del “sexo verde” y muchos se fabrican de silicona médica, madera sostenible, vidrio, cuarzo o polímeros de algodón.

Un ejemplo es el vibrador Gaia, que es completamente biodegradable y tarda en descomponerse entre 40 y 90 días.

Evitar las baterías en los vibradores también ayuda a cuidar el medio ambiente y para hacerlo hay alternativas recargables, incluso con energía solar.

Vibrador ecológico hecho de bioplástico, está compuesto de 70% de materiales naturales.

¿Será una exageración?

Pese a la buena intención, la sexóloga brasileña Flavia Dos Santos considera que el sexo no debe ser restringido, sino liberador.

“El exceso de restricciones es propio de personas muy controladoras, que basan sus interacciones en la culpa. Está bien ser conscientes con el medio ambiente; pero hay que flexibilizar y el momento del placer es para ser flexibles”, apunta.

El decálogo de Greenpeace

1. Apaga las luces

2. Elige frutas de la pasión ecológicas

3. No uses animales como afrodisíacos

4. Baja la calefacción y acurrúcate

5. Usa lubricantes naturales

6. Emplea juguetes no tóxicos

7. Ahorra agua en pareja

8. Elige una cama de material sostenible

9. Usa lencería de tejidos naturales, no sintética.

10. Haz el amor, no la guerra