Saltar al contenido
Portada » La pandemia redujo el contrabando de truchas provenientes del Perú

La pandemia redujo el contrabando de truchas provenientes del Perú

La cría de truchas en La Paz está incrementándose.

Por Edwin Miranda V. | Activo$ Bolivia – La Paz

El cierre de fronteras y la pandemia del Coronavirus mermó significativamente el contrabando de truchas del Perú a territorio nacional, reportaron informes oficiales del Gobierno Autónomo Departamental de La Paz (Gadlp) y organizaciones locales dedicadas a la producción de pescado.

De hecho, decenas de productores bolivianos que viven de la acuicultura señalaron que el Coronavirus puso límite al tráfico ilegal de truchas peruanas en suelo boliviano, una actividad lucrativa y con un horizonte significativo de crecimiento.

«La enfermedad hizo lo que las autoridades bolivianas no pudieron hacer, es decir, controlar y castigar el contrabando de truchas al país que llegó al extremo de minimizar la producción nacional», coincidieron varios representantes de organizaciones campesinas dedicadas a la explotación de pescado.

Apoyo

La Gobernación, por su parte, informó que puso en marcha acciones concretas para apoyar con políticas públicas de fomento a la producción de trucha para promover empresa y generar economía local con miras a generar mercados en Bolivia y el exterior.

«A partir de todo este acompañamiento que recibieron los productores piscícolas, el departamento de La Paz podrá hacer frente a la producción peruana que antes ocupaba este mercado», señala la información oficial recabada por Activo$ Bolivia.

La producción de trucha beneficia en tres aspectos a los productores: incrementa la producción a nivel departamental, genera ingresos económicos para las familias y garantiza la seguridad alimentaria en el departamento, detalló la entidad autónoma regional.

120 Tn de trucha en La Paz

El departamento de La Paz incrementó, en los últimos años, la producción de pescado en general y el de la trucha en particular, informó el Gadlp.

A fines del año pasado y principios de 2020, la Gobernación reportó que el cultivo de trucha llegó a las 120 toneladas, lo que permitió a más de 552 familias de al menos cinco provincias circundantes al Lago Titicaca puedan incrementar sus ingresos y abrir mercados en el interior del país.

La Unidad de Pesca y Acuacultura del Servicio Departamental Agropecuario del Gamlp reportó en ese sentido que, como efecto del cierre de la frontera con el Perú, el cultivo de trucha constituye, por ahora, un medio eficaz y oportuno para generar economía en la región y de sobrevivencia local.

Juan Rivas Colque, acuicultor, reveló que la producción local de la trucha subió de manera exponencial, por lo que comenzaron a comercializar más pescado en otros departamentos del país.

«Como subió la producción local y la frontera impidió el ingreso de trucha peruana, llegaron pedidos de Oruro, Cochabamba y también Santa Cruz», detalló.

Desde principios de gestión la Gobernación puso en marcha el proyecto de «Mejoramiento de la Producción Sostenible de Truchas» con aproximadamente 18 toneladas.

Este volumen subió después a 85 toneladas, en la primera fase de implementación del proyecto que culminó en 2019. Ahora la producción superó las 100 toneladas y hasta fin de año la cantidad de producción local podría estar bordeando las 150 Tn.

En la actualidad llegan a 15 el número de asociaciones de productores de trucha en el lago Titicaca y zonas de influencia. De esta manera los municipios próximos al lago constituyen puntos estratégicos para que el proyecto pueda alcanzar sus objetivos en la producción. El proyecto abarca cinco provincias: Omasuyos, Manco Kapac, Los Andes, Ingavi y Camacho.