Saltar al contenido
Portada » Licorerías reabren tímidamente a la espera que les amplíen los horarios

Licorerías reabren tímidamente a la espera que les amplíen los horarios

Los stands de las licorerías aguardan a la clientela.

Por Jonnathan Lucero V. | Activo$ Bolivia – Cochabamba

Después de seis meses de confinamiento, las licorerías de a poco están recibiendo clientes, aunque no como en sus mejores épocas. Las que visitó Activo$ Bolivia reciben entre 1 a 2 compradores diarios, hecho que se quintuplicaba en épocas de primavera y verano el año pasado, por lo que aguardan que las autoridades amplíen los horarios de atención.

Por ejemplo, Neil Loredo, de Casa Licor, ubicada en la Av. Perú y 15 de agosto, indica que la gente compra bebidas baratas porque no hay muchos recursos económicos.

«Están saliendo las cervezas y algunos tragos que no son muy caros, porque la gente pensaba que esto de la pandemia, al principio, era como una pequeña vacación, un mes iba a durar o dos meses, y estaban empezando a gastar en puro trago, pero se dieron cuenta que no iba a acabar muy rápido y comenzaron a dejar el alcohol. Algunos sí y otros no».

Ahora que las personas empiezan a salir con más frecuencia, por la flexibilización de las normas, poco a poco vuelven a confiar en los bares y licorerías para adquirir algunos combos y tragos para disfrutarlos en casa. En ese sentido, Neil Orto señala que lo más caro que pudieron vender en esta temporada fueron los combos de Bs 80.

«Están empezando a comprar los fines de semana, como ahora cada persona quiere disfrutar y desestresarse un poco, entonces, nos está empezando a ir bien poco a poco. Tenemos los fernets y la cerveza, depende al bolsillo y la persona que va a tomar. Lo que está saliendo más es el fernet a Bs 60 y el combo de Bs 80, que lleva además una Coca Cola y una bolsa de hielo de 3 kilos», explica.

Las licorerías reabren con la esperanza de reactivar la economía.
 

Piden normas

En el caso de la licorería La Madrina, a cargo de Naira Vargas, hay cierta desazón por la falta de apertura de las autoridades hacia este rubro, lo que provoca que los clientes rehúyan.

«La verdad es que no hemos trabajado, nos hemos visto perjudicados totalmente, porque no nos han dejado trabajar; nos han hecho cerrar todo desde que comenzó la pandemia y, como sabe, las licorerías atienden en la noche mayormente. Ha sido un perjuicio total para todos. Ahora, seguimos tambaleando, de parte de la Alcaldía no hay la normativa para que se pueda atender y nos perjudica porque tenemos familias que mantener».

Existen algunos vecinos, como comenta Naira Vargas, que compran papas fritas y refrescos, aunque en tema de licores, las ventas continúan bajas.

«Hay algunos vecinos que sí vienen a comprarnos más que todo papitas y refresco, eso es lo que sale hoy. Mayormente está saliendo la cerveza en lata de Bs 5, después nada más. Alguno que otro combo sale, que están en el rango del Vodka Star, después el ron Abuelo, el Fernet, esos son los que más se vende», confiesa.

Muchos de estos negocios implementaron servicios delivery. Tanto para Casa Licor como para la licorería La Madrina, se los puede contactar por Facebook y consultar las ofertas y servicios que ofertan para que los productos lleguen a casa sin problema. Con ello se puede armar su propia fiesta en la comodidad de su hogar.