Redacción | Activo$ Bolivia

Durante el año 2020, año de inicio de la pandemia de COVID-19, las ventas nacionales de cemento se redujeron un 23% comparadas con el año 2019. Bajaron de 3,9 millones de toneladas a poco más de 3 millones. A junio de 2021, el consumo nacional llegó a 1,6 millones de toneladas según datos oficiales procesados por el Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE).

En el 2020, la producción nacional de cemento cayó un 18% en relación al 2019. Bajó de 3,9 millones de toneladas a 3,2 millones.

Entre el año 2019 y julio del 2021, Bolivia exportó cemento por un valor de 10 millones de dólares y un volumen que superó las 148 mil toneladas. El cemento del país tiene como principal destino a Paraguay.

(Foto: infodiez.com)

En el 2020, las importaciones de cemento se redujeron un 82% en valor y hubo una reducción del 88% en volumen.

El 41% de las compras de cemento en el 2020 se realizaron a Perú, es decir 555 mil de dólares por 4 mil toneladas. México y Argentina son los otros dos proveedores importantes para el país.

A fines de 2019, Bolivia producía 4,5 millones de toneladas de cemento por año. Según un informe publicado entonces por la Federación Interamericana del Cemento (FICEM), el país ocupaba el séptimo puesto en Sudamérica.

El mayor productor de cemento era Brasil con 53.800 toneladas, le seguían Colombia con 12.302, Argentina con 11.960 y Perú con 10.368 toneladas.