Saltar al contenido
Portada » Ramiro y José Miguel Bustamante, la experiencia y juventud que sostienen UNICEN

Ramiro y José Miguel Bustamante, la experiencia y juventud que sostienen UNICEN

Por Luzgardo Muruá Pará

Dos generaciones, dos maneras de pensar, dos formas de ver las cosas, dos modos de vivir la vida, pero cuando se trata de concebir la educación superior como factor de desarrollo de una nación, apuestan como si fueran uno solo. Ramiro Bustamante García y José Miguel Bustamante Amaya es esa dupla curiosa de padre e hijo que ha sabido plasmar ese concepto guiando a una de las universidades más prestigiadas del país, Unicen, la universidad que cumple 30 años comprometida con el presente y futuro laboral de sus titulados.

Sin embargo, para llegar a esta cúspide —que es sólo un eslabón para trepar a cimas más altas—, ha tenido que ocurrir un sinfín de acontecimientos, memorables unos, ingratos otros, sobre los cuales hoy padre e hijo los juzgan como parte de las lecciones que suele otorgar la vida, para crecer.

«Padre no es el que engendra, sino el que cría», señala, por ejemplo, don Ramiro Bustamante García, como una forma de explicar que él no fue uno de los fundadores, pero sí quien un año después de la creación de Unicen, por invitación de los precursores (diciembre de 1991), tomó las riendas de la naciente casa superior de estudios y la mantuvo en calidad de rector galopando siempre hacia delante, durante 25 años.

Lo hizo hasta que comprendió que los frutos ya estaban para la cosecha. Así, dio por sentado que era tiempo de cerrar un ciclo y entregar la posta a otro como él o parecido a él. Alguien que, con seguridad, proseguiría su obra, para engrandecerla y elevarla tan alto como sea posible y multiplicar sus frutos. Entonces colocó la batuta en las manos de José Miguel Bustamante Amaya, su hijo de 32 años, hecho que le granjeó ser el rector más joven del país.

A puro esfuerzo y visión
«Haber recibido toda esa expectativa a nivel familiar, empresarial y académica de la Unicen fue una sobrecarga, pero lo tomé de muy buena manera, como un reto y un desafío. Era demostrarme a mí mismo que tengo las capacidades para sacar adelante la institución y todo lo que conlleva», recuerda José Miguel el momento cuando recibía el bastón de mando, hace cuatro años.  

De hecho, el crecimiento de Unicen ha sido vertiginoso en el último lustro. La proyección era crecer 15%, pero ha llegado a más del 40%, lo cual saturó la infraestructura y surgieron nuevos requerimientos en materia académica.

«Los planes que teníamos a mediano plazo los hemos reducido a corto plazo», explica José Miguel.

En ese contexto se ha construido la Torre de Salud en Cochabamba, para medicina y fisioterapia; se realizó una ampliación en el bloque central; en estos días se inauguró un nuevo bloque en la ciudad de La Paz, a la par que se comienza a construir un nuevo módulo en el campus de la ciudad de Santa Cruz.

En el ámbito académico, hace dos años que todas las carreras están a niveles internacionales en cuanto a pensum, docencia, conocimiento y metodología.

«Profundizamos más la autoevaluación y los niveles de calidad, compatibilizando y homogeneizando para tener un solo plan de estudios a nivel nacional, lo cual facilita la movilidad estudiantil. Hay estudiantes que por distintas razones necesitan trasladarse de ciudad, entonces les damos la facilidad de continuar con sus estudios fácilmente», señala el joven rector.

Desazón y gloria
Así, queda lejos el momento más duro que atravesó la Unicen cuando, en 1997, el gobierno de Hugo Bánzer (+), a raíz de una evaluación a las universidades privadas, por orden del Ministerio de Educación, declararon el cierre de Unicen La Paz, porque presuntamente no cumplía las condiciones de funcionamiento. Declararon, además, el cierre de varias carreras.

«Ahí se jugaban demasiados intereses, la evaluación se la realizó con muy poca transparencia», recuerda el exrector, Ramiro Bustamante.

«Si bien fue un duro golpe, toda entidad y todo ser humano debe reaccionar adecuadamente. Nos sacudimos, hicimos un plan de contingencia y desarrollo institucional y nos levantamos», rememora. Al año siguiente, el mismo Ministerio de Educación autorizó la reapertura de todas las carreras y todas las unidades específicas. En nota de prensa, el Viceministerio de Educación Superior reconoció públicamente a la Unicen como la universidad de mayor crecimiento institucional en Bolivia.

Otro momento glorioso fue cuando la Cámara de Senadores reconoció que la Unicen es la pionera de las carreras de Fisioterapia y Kinesiología en Bolivia. Un momento importante porque se había trabajado años para hacer de esta carrera un referente en el país. Hasta 1991 Fisioterapia era una carrera subsidiada como una más de tecnologías médicas.

«Nosotros la abrimos como carrera independiente. La jerarquizamos a nivel licenciatura y el resultado es éste. Todo el país reconoce ahora que la Fisioterapia y Kinesiología es una carrera muy importante en la oferta académica», asegura el impulsor de este proyecto, el rector mayor.

30 grandes años
«Yo he cumplido. He hecho mi parte», asegura Ramiro Bustamante, satisfecho, pero a la vez con cierta nostalgia, porque aun cuando ha dejado de fungir como rector, el 80% de sus pensamientos son para Unicen. «No puedo con mi carácter», confiesa y lanza una risa de emoción.

Hoy Unicen cuenta con alrededor de 10 mil estudiantes en Cochabamba, La Paz y Santa Cruz, emplea a casi 200 administrativos y entre 600 a 800 docentes por semestre. La mayor parte de los estudiantes están en Cochabamba. Ahora, el nuevo rector trabaja la etapa de posicionamiento de la Sub Sede de Santa Cruz.

«Como universidad contribuimos al país con conocimientos, generamos empleos, brindamos formación a estudiantes que van a desarrollar el país», proclama el hijo rector, José Miguel, al tiempo de describir que Unicen ha creado unidades estratégicas de negocios donde los estudiantes participan directamente de estos emprendimientos. Por ejemplo, el Centro de Fisioterapia en La Paz y el Centro VIVE en Cochabamba, unidades independientes de la institución, pero que tienen una atención al público con estudiantes de Unicen que allí realizan sus prácticas, bajo supervisión de profesionales.

Nombre: Ramiro Bustamante García
Lugar y fecha de nacimiento: Cochabamba 2 marzo 1955
Profesión: Ing. Químico por la Universidad Nacional de Tucumán, Argentina; Master en Administración y Dirección de Empresas
Esposa: Carmen Amaya Araoz
Hijos: María del Carmen, José Miguel
Nietos: tres varones y una niña
Plato favorito: ají de lengua y chicharrón
Lecturas: historia y novelas de suspenso
Frase: «Haga lo que hagas, hazlo bien»

«Mis éxitos los dedico a mi familia: a mi esposa y a mis hijos. En ese sentimiento, también incorporo a mis nietos. La familia crece y hay que distribuir el éxito» (lanza una risa).
Ing. Ramiro Bustamante
Exrector de Unicen

Otro de los avances importantes ha sido incluir la educación financiera. De acuerdo con José Miguel, se efectuó un análisis somero en la carrera de fisioterapia, principalmente para descubrir cuáles eran los principales tropiezos de los estudiantes recién titulados.

«Nos dimos cuenta que los formamos muy bien académicamente, pero, en el momento que salen al mercado laboral, desconocen cómo armar el sistema económico de su empresa. A raíz de ello, hemos incluido en todas nuestras carreras la materia de Gestión de Emprendimientos con la cual, en función del área, se le da todo el conocimiento necesario y complementario para que pueda gestionar su propia empresa», detalla José Miguel. Por ello, la Unicen ha desarrollado el Centro de Oportunidades Laborales donde, desde el primer día de ingreso, deben forjar su carrera profesional y formar todo un currículum para aplicar a buenos trabajos y a buenas empresas.

De hecho, la Unicen —con base en estudios comprobados y documentados— da cuenta del 85% de empleabilidad que logran sus titulados y llega al 70% de estudiantes que están trabajando en su profesión.

Nombre: José Miguel Bustamante Amaya
Lugar y fecha de nacimiento: 31 enero 1984, La Paz
Profesión: Ingeniero Civil por la UPB Cochabamba; Maestría en Ingeniería Civil; Maestría en Educación Superior
Esposa: Gabriela Guilarte
Hijos: Santiago y Lucía
Plato favorito: Sillpancho
Libro: Basta de historia (Andrés Oppenheimer)
Frase: «Tolerancia»

—«Todas las cosas buenas vienen con sacrificio. Considero que no hay nada fácil que te llegue de arriba. Uno tiene que pelear por los sueños y por las cosas que se quiere. Esto no ocurre de la noche a la mañana»
Ing. José Miguel Bustamante
Rector de Unicen

¿Cómo logra semejante hazaña? Cuenta con más de 600 convenios a nivel nacional con empresas grandes y pequeñas para que sus estudiantes realicen sus pasantías y ganen experiencia con el día a día en sus áreas profesionales. Ahí cumple a cabalidad su filosofía: Unicen, comprometida con tu futuro laboral.

Por eso mismo, los inversores, el plantel docente, los directivos y todo el equipo Unicen no escatiman esfuerzo para seguir construyendo su éxito.

«Por la dinamicidad de la educación superior, son montos que exigen permanente inversión, inversiones que exigen permanente crecimiento», enseña Ramiro Bustamante.

En los últimos cinco años, Unicen ha invertido alrededor de 10 millones de dólares sólo en infraestructura. Con todo, la Unicen ha sabido conjugar bien «experiencia y juventud», una fórmula casi perfecta que remonta a una vieja canción, pero esta vez aplicada a la pasión por la educación superior, la apuesta de padre e hijo, la razón de ser de Ramiro Bustamante García y José Miguel Bustamante Amaya.

Datos
—Unicen nace por la inquietud de la consultora JR, creada por los ingenieros Jaime Chacón y René Caballero. Alrededor de la idea, convocan a un grupo de intelectuales, quienes elaboran un proyecto de universidad que en ese momento se llamó Universidad Kanata, dada la nominación inicial a Cercado, Cochabamba.
—El nombre Universidad Central (Unicen) surge en razón a que la idea era que ésta funcione en el centro de la ciudad, dado que otra universidad privada creada por entonces instaló su campus en Tiquipaya. Entonces, el objetivo era que, al funcionar esta nueva universidad en el centro de la ciudad, podrían llegar a ella estudiantes de todas las latitudes del municipio.
—El 18 de enero de 1990 suscriben el acta de fundación e inician las gestiones para su consolidación. Concluyen en diciembre de 1990.