Saltar al contenido
Portada » REGISTRO DE MARCA Y NOMBRE COMERCIAL

REGISTRO DE MARCA Y NOMBRE COMERCIAL

Por María Victoria Peñaloza N.*

Hace varios años que la familia Padilla se dedica a la confección de calzados. Con el pasar del tiempo lograron abrir una tienda donde pudieron ofrecer sus productos y brindar una experiencia única a quien buscaba un nuevo par de calzados para una ocasión especial.

Atentos a lo que la norma boliviana indica, se inscribieron a FUNDEMPRESA y se registraron como contribuyentes en Impuestos Nacionales. El negocio creció y lograron abrir sucursales, atrayendo cada vez más clientes. Además, lograron popularizar un calzado cómodo, por lo que le asignaron una marca.

La tienda, única en el mercado tanto en productos como en servicio al cliente, llamó la atención de muchas personas, incluidos aquellos que decidieron copiar la idea y empezaron a abrir tiendas incluso cercanas a las de la familia Padilla, con nombres y letreros muy parecidos.
No contentos con ello, decidieron lanzar al mercado calzados con marcas altamente similares, haciendo que la clientela de los Padilla se confunda.
La familia, al ver que su clientela mermaba o que volvía con quejas por calzados de baja calidad, adquiridos en las tiendas cercanas por confusión, decidió tomar cartas en el asunto, pero no sabía por dónde empezar.
Habían cumplido todo lo que la norma exigía para ser comerciantes legalmente establecidos: sin embargo, vieron que se encontraban desprotegidos en aquello que más cuidaban: Su nombre y su marca. Ante ello, se informaron sobre la única entidad facultada para otorgar protección sobre sus bienes inmateriales más preciados: el Servicio Nacional de Propiedad Intelectual – SENAPI.

Todo emprendedor
responsable, además de cumplir a cabalidad con lo exigido por el Código de Comercio, debe también cumplir con el cuidado y protección de su
marca y/o nombre
comercial, mediante el
registro correspondiente.

Allí, se informaron sobre los derechos que adquieren al registrar su nombre comercial y la marca de su producto, entre los que están: la exclusividad de su uso en el mercado por 10 años, el poder impedir que terceros no autorizados hagan uso de ellos en todo el territorio nacional, cuidando así que la clientela no sea inducida a confusión o asociación, y, por ende, proteger el prestigio de su empresa.

Una vez obtenidos los registros, el SENAPI otorgó los certificados correspondientes que permitieron a la familia Padilla exigir, a todas las personas que trataban, de valerse de la trayectoria y esfuerzo que la familia había construido a lo largo de los años, que retiren sus letreros, empaques y todo material impreso, así como publicidad, que sea idéntico o similar al nombre comercial y marca protegidos por los Padilla, ya que la ley así lo indica. La “competencia”, al ser puestos en evidencia, no tuvo otra opción más que cumplir con lo exigido.
En esta experiencia, vivida por muchos, podemos identificar que, si bien la ley en Bolivia no exige el registro del nombre comercial – que permite a sus clientes identificar la tienda-, o de la marca – que permite diferenciar un producto o servicio en el mercado- , para ser comerciantes legalmente establecidos en Bolivia, la importancia del cuidado y protección al nombre de nuestra tienda o establecimiento como de nuestros productos o servicios, nuestra identidad y todo aquello que se asocia a nuestra trayectoria y calidad, no puede ser dejado de lado.

Registrar lo que nos permite diferenciarnos en el mercado es adelantarnos a toda persona que pretenda beneficiarse del prestigio bien ganado, y así evitar copias malintencionadas que generen ideas erróneas en la mente de nuestros consumidores.
Todo emprendedor responsable, además de cumplir a cabalidad con lo exigido por el Código de Comercio, debe también cumplir con el cuidado y protección de aquello que permite que sus clientes lo identifiquen de entre toda la feroz competencia, sin riesgo de confusión o asociación, y ello sólo se logra mediante el registro correspondiente del bien inmaterial más importante de toda empresa, que es su marca y/o nombre comercial.

*Abogada titulada de la Universidad
Católica Boliviana San Pablo La Paz.
Especialista en Derecho Comercial y Propiedad Industrial en Victoria & Asociados.