Saltar al contenido
Portada » Ronald Casso vuelve a pilotear BOA en medio de la crisis por la pandemia

Ronald Casso vuelve a pilotear BOA en medio de la crisis por la pandemia

Ronald Casso retorna a manejar la aerolínea estatal de Bolivia.

Por Edwin Miranda V. / Activo$ Bolivia-La Paz

Ronadl Casso, quien manejó la empresa los casi 14 años del Gobierno de Evo Morales, vuelve a asumir la gerencia general de Bolivia de Aviación (BoA), en medio de cuantiosas deudas que tiene la compañía aeronáutica.

Un comunicado de BOA da cuenta que hoy el Ministro de Obras Públicas, Edgar Montaño Rojas, posesionará al Gerente General de BOA a las 15:30 en el auditorio del Aeropuerto de la ciudad de El Alto. Activos Bolivia conoció que el ejecutivo a ser posesionado es Ronald Casso.

Casso fue gerente de BOA desde enero de 2008 hasta noviembre de 2019. Entre otras cosas, fue Director General de Transporte Aéreo para el Ministerio de Obras Publicas dependiente del Viceministerio de Transportes de enero a diciembre de 2007; Director Financiero de Transporte Aéreo Militar (TAM), dependiente de la Fuerza Aérea Boliviana desde enero de 2004 hasta diciembre de 2006; Responsable de Proyecto y Control de Calidad QA, como Representante ante la Compañía Kelowna Fligcraft KFL – Proyecto T-33 de enero a diciembre de 2002; ingeniero de Mantenimiento T-33 para la Fuerza Aérea Boliviana – Grupo Aéreo de Caza 31 de enero a diciembre de 2001.

Situación de la empresa
Boliviana de Aviación no está declarada en quiebra, como otras compañías aéreas en el mundo, pero tiene al frente serios problemas financieros provocados por la pandemia.

El exministro de Obras Públicas, Iván Arias, reveló, días antes de dejar la Cartera de Estado, que BoA tenía un déficit enorme por el incremento en los gastos de mantenimiento, salarios, compra de repuestos y de un avión declarado como pérdida total.

Para amortiguar los números rojos de la compañía, el gobierno transitorio de la expresidenta Jeanine Añez inyectó 30,6 millones de bolivianos para el pago de los sueldos, mediante el Decreto Supremo 4278.

«La empresa no está en quiebra ni ha estado en esta situación nunca. Este hecho está claramente demostrado, ya que a pesar de las restricciones existentes, ha recuperado más del 50% del tráfico aérea», señaló en un comunicado la empresa el pasado 17 de noviembre.

Balance en rojo
El golpe más duro que recibió BoA, además de los problemas que ya confrontaba en 2019, fue el cierre de fronteras y la contracción del mercado aéreo nacional e internacional como efecto de la pandemia del coronavirus (Covid-19).

De hecho, esta situación derivó en una reducción de hasta el 93% de tráfico de pasajeros, tomando en cuenta que, de marzo a julio, BoA dejó de transportar 1.3 millones de pasajeros, lo que impactó directamente en una reducción de sus ingresos de más de $us 90 millones, señaló el exgerente de la empresa, Eduardo Scott

“La situación es muy grave, puesto que la industria aérea viene cursando la peor crisis económica como consecuencia de la pandemia. El transporte aéreo en Bolivia tuvo una contracción del 98.2%, lo que conllevó a una reducción muy severa de los ingresos. En el caso de Boliviana de Aviación, ésta ha sido y está siendo afectada severamente por la pandemia, principalmente por las medidas de cuarentena asumidas en Bolivia y en los destinos internacionales en los que opera la empresa”, describió el gerente.

A pesar de esta situación y a medida que las restricciones se fueron flexibilizando, se logró incrementar los ingresos de menos de $us 400 mil a $us 4.7 millones al mes de julio, apuntó el ejecutivo que habló con Activo$ Bolivia en la ciudad de Cochabamba. El exministro Arias informó que los ingresos mensuales de BoA antes de la pandemia, superaban los $us 22 millones. Scott terminó respaldando la cifra.